Mi Historia

Hola, soy Lina Londoño y esta es mi historia.

Nací el 19 de Julio de 1978 en Medellín, la hija mayor de 3 hijos.

Hija de una mujer admirable, mamá y papá al mismo tiempo. Una guerrera incansable que siempre nos dio todo: ¡una para todos!

Nunca nos faltó nada y los tres, mis hermanos y yo, siempre quedamos cortos a la hora de corresponder.

También cuento con mi padre un hombre que amo y honro también por haberme dado la vida.

Siempre me sentí muy especial, consentida, no solo por mi familia si no por Dios pues siempre fui una niña que no pasó desapercibida.

Desde pequeña, aunque tenía pánico escénico siempre sentí una fuerza que me movía a retarme y hablar.

A participar así sintiera que me temblaba la voz.

Se me entrecortaba la respiración, me palpitaba el corazón a mil, pero nunca deje que ese miedo me acallara.

Logré ser parte de los recitales, los actos cívicos, teatro, nominada y algunas veces nombrada como la mejor compañera.

No fui la más destacada académicamente, pero si en mis relaciones interpersonales.

Tenía muchos amigos quienes me llamaban “risitas” y mi relación con directivos y profesores era excelente.

Siempre fui un referente, lo recuerdo desde pequeña en la primaria, la secundaria, la universidad, mi especialización y consecuentemente en mi trayectoria laboral donde logré hacer carrera y desempeñarme de manera destacada.

Siempre con todas las personas lograba dejar una positiva recordación.

Fue en mi proceso laboral que comencé mi camino a la trascendencia por llamarlo así.

Cuando elegí mi carrera me enfoqué en Negocios Internacionales, porque primero no tenía matemáticas.

En primer lugar, no era la mejor en esas materias y en segundo lugar, porque me encantaba la logística, que tiene que ver con el orden, el sentido común, la coherencia.

Era una carrera nueva.

Recuerdo que mi madre lloró de angustia que me lanzara a estudiar algo de lo cual no había aun promociones y pues no se sabría como sería el campo laboral.

Sin embargo, creo que ese fue mi primer riesgo. A pesar de la angustia de mi madre quise retarme y seguir adelante con la decisión.

Creo que en el fondo me llamaba la atención ser precisamente pionera, y estar dentro de los primeros profesionales de esta carrera.

Siempre sentí una seguridad y confianza natural en que todo saldría bien.

He confiado siempre en mi intuición, además porque siempre he pensado que el título hace una parte, pero tu forma de SER, tu manera de conectar:

¡Es un factor determinante para conquistar todo lo que quieres alcanzar en la vida!

No es solo lo técnico, siempre hay algo más allá. Y no tiene que ver con nada de afuera, sino con tu esencia.

Siempre he querido ahora revisando mi vida en retrospectiva dejar una huella, por donde paso, dejar las cosas mejor de como las encontré.

Creo que esa ha sido una de mis premisas porque siempre dejé algo nuevo o un aporte por donde pasé.

Recuerdo que, ejerciendo en mi empresa, me motivé a estudiar una especialización en Logística para apoyar más los procesos, pues sentía que con lo que hacía no aportaba mucho y sentía que debía especializarme en esa área porque la empresa tenía muchas falencias en esa parte.

Luego que estudie esto me di cuenta que no era suficiente.

Todo esto me llevo a entender que se puede saber mucho de lo técnico, pero que debemos saber más de como conectar con el otro.

La gran herramienta somos cada uno, y depende de cómo esté desarrollada esa herramienta se lograrán grandes resultados.

¡Todo esto me llevo a certificarme como Coach!

Pues como buena observadora que he sido me di cuenta que lo primero que se debe trabajar es el SER para poder ir al HACER y hacer con PROPÓSITO.

El descubrir esto, me llevo a comenzar un proceso de emprender.

Porque cuando tú te redescubres y te das cuenta de todo tu potencial, tú comienzas a confiar en tus alas y te mueves con seguridad por medio de tu intuición.

Soy madre de Emmanuel de 6 años.

Otro maestro que llegó a mi vida a salvarme. Digo a salvarme, porque me llevó por otro rumbo, me saco de mi comodidad, porque me llevó a revisarme.

¿Y porque Emmanuel causó todo esto?

Porque todos los padres queremos que nuestros hijos sean los mejores, no sean temerosos, sean valientes, sean independientes. Es lo que queremos.

Pero la gran pregunta es: ¿Somos nosotros eso que queremos que sean nuestros hijos?

¡Porque ellos van a duplicar y emular lo que te ven hacer!

Así que después de esa reflexión comencé un proceso para mejorar y desechar todo lo que no quiero que mi hijo repita de mí.

Esta experiencia de ser madre me ha retado, y me ha llevado a hacer cosas que nunca antes imaginé.

Todo por la importancia de tener una gran historia para contarle a mi hijo, de dejarle un legado de dejarle un camino de libertad, porque si tu no pagas el precio, les tocará a tus hijos, pagarlo repitiendo la misma historia.

Tan claro es el porqué, que comencé a tomar grandes decisiones.

A cortar, a soltar muchas cosas, empleos, relaciones todo con tal de ir alcanzando cada día una verdadera libertad no basada en apegos si no en la confianza de quien soy y todo lo que tengo para ofrecer a mi hijo, mi familia y todos los demás.

Cuando vives por propósito, no vives para agradar a alguien en particular. Vives para cumplir tu misión y saber que agradas a Dios y si agradas a Dios haces bien a ti y a los demás.

Te invito a que confíes, en ti, en lo que eres y en lo que tienes encomendado para hacer acá. Que es algo más profundo que vivir para sobrevivir.

Ama a tu Creador, amate a ti y luego ama en consecuencia a los demás.

Deja fluir, deja que se haga la voluntad de Dios en ti. Y serás próspero y bendecido siempre.

NO VIVAS PARA QUE TU PRESENCIA SE NOTE, VIVE PARA QUE TU AUSENCIA SE SIENTA.

Te invito a que revises y repases tu historia, en cada alegría, perdida, tristeza. En ella encontrarás tu propósito.

Con amor,

Lina Londoño
@linaconproposito

Salúdame en mi correo: lina@linaconproposito.com

 

 

¿Quieres crear un propósito para tu vida? Suscríbete a mi Blog para recibir mis consejos y guías

FF - Suscripción Newsletter [1]

Et assumenda iste et assumenda magnam et deserunt delectus et fuga DOLOR UT DISTINCTIO IMPEDIT NON MOLESTIAE MOLESTIAE. Est quod autem eos rerum excepturi qui excepturi quaerat. Est suscipit ipsam ut voluptatem rerum sed perspiciatis assumenda.

×